viernes, 30 de diciembre de 2016

Diez años reseñando tebeos

Este diciembre de 2016 se cumplen 10 años desde mi primera colaboración en papel reseñando tebeos, en su mayoría realizadas en las revistas Rock Hard y Rockzone. Voy a tratar de hacer memoria para compartir con vosotros todo lo que recuerdo de aquellos inicios y lo que siento ahora, una década después de aquellos primeros pasos.

En septiembre de 2006 acudí al Festival de Donostia como había hecho los dos años anteriores acompañando a Elisa y a Alberto. Aquel año acudía con multipase y con bastante tiempo para disfrutar ya que me había limpiado casi todos los exámenes de la carrera por aquellas fechas. El día que llegamos vi en un kiosco la portada de la segunda etapa en castellano de la revista Rock Hard. Su anterior andadura la había seguido completa hasta que cayó en desgracia hasta desaparecer de circulación. Hacía mucho tiempo que no veía su cabecera y me animé a comprarla. Me llevé una enorme sorpresa al comprobar que el equipo actual que llevaba la revista eran las personas que durante unos años habían lanzado los especiales regulares de Rock Sound llamados Very Metal.

Very Metal era una revista impecable. Sus entrevistas eran deliciosas, estaba maquetada de lujo y sus textos eran un placer para los aficionados al heavy metal. Huía de la típica redacción macarra de otras publicaciones y se notaba hecha con ganas. Además, siempre ofrecieron estupendas recopilaciones que ya desde la maquetación de la carátula apetecía escucharlas.

Ese mismo día en un cibercafé desde Donosti escribí a la redacción de la nueva Rock Hard. En la revista pedían textos para su sección de cartas de los lectores y que enviasen sus reseñas e impresiones. En mi mail les conté lo contento que estaba por poder volver a leerles en una revista de heavy y les enlacé una reseña del último LP de Blind Guardian (A Twist in the Myth). Aquella reseña la había publicado con anterioridad en un blog de política y chorradas llamado Accionistas Mayoritarios (que llevábamos varios colegas de la Universidad).

Aquel correo recibió respuesta justo a la vuelta de aquel fin de semana. Recuerdo abrirlo en la redacción del periódico de la universidad. Richard Royuela, el director, me preguntaba que quién era y de dónde salía. Que le gustaba mucho la reseña, que la iban a publicar en la sección de los lectores. Elisa me dijo que aprovechase ese mail de respuesta para comentarle a qué me dedicaba, que era periodista (en verdad me faltaban unas cuantas malditas asignaturas), que tenía un programa de radio dedicado a cómics en la facultad desde hacía cinco años (Punto de Fuga), etc. Vamos, que me presentase formalmente. Gracias a la rapidez de Eli, Richard me comentó en otro correo que si me molaría colaborar haciendo algo de cómics, porque trataban de darle variedad a las secciones de ocio de la revista aparte de hacer algunas reseñas heavys. Yo estaba muy emocionado por ese momento de confianza brutal que me dio sin conocerme, más allá de mis textos.

La reseña que les mandé de Blind Guardian apareció en el nº 2 de la revista y un mes mas tarde, en diciembre de 2006 apareció mi primera sección dedicada a cómics en la revista. Justo ese año terminaría Punto de Fuga en la emisora y esto me permitía seguir activo hablando de cómics.

Colaboré con Rock Hard hasta su número 22, momento en el que decidieron no continuar con la licencia de la cabecera alemana en la editorial encargada de esta publicación. Por suerte para mí, Richard me comentó que me ubicarían en Rockzone. De esta manera empecé a colaborar con Jordi Mella y el resto de equipo de esa revista en el número de octubre de 2008, cuya portada me hizo mucha gracia ya que estaba dedicada a Dragon Force.

De esta manera, empezaron mis colaboraciones mensuales, ya solo centrado en cómics, hasta la actualidad. La sección ha sufrido desde entonces algunos cambios en maquetación, siempre a mejor, y he podido trabajar con total libertad con ellos, dando forma a lo que en la actualidad hago, una pequeña mezcla de todo tipo de géneros y autores, donde trato además de incluir fanzines siempre que puedo.

El paso a formato gratuito y digital en el nº 100 ha ayudado a dar mayor visibilidad a la publicación, teniendo ahora mismo 40000 lectores únicos al mes y 4.500 suscripciones fijas. Para mí, como simple colaborador de una pequeña sección, es todo un lujo poder seguir trabajando con este equipo y publicación como os podéis imaginar.

Comentaba al principio que son muchos los recuerdos y valoraciones, así como aprendizajes en estos 10 años. Gracias a Richard y Jordi me animé a contactar con más medios, pudiendo colaborar en Fandigital durante ocho largos años, o en Nintendo Acción (ahora Revista Oficial Nintendo) durante una larguísima etapa de casi nueve años. Por supuesto, gracias a Rockzone he conocido a muchísimas firmas interesantísimas, entre ellas al titanaco Pau Navarra. Para mí siempre es un placer poder verles siempre que coincidimos en el Salón del cómic de Barcelona.

Se cumplen 10 años de estas colaboraciones y me siento muy orgulloso de esta etapa. Feliz 2017, compañeros.