domingo, 17 de junio de 2012

Los juegos del hambre

Al final no queda claro si para disfrutar de Los Juegos del Hambre (la película, los libros) debes haber devorado con antelación Battle Royale (la novela, las películas, el manga) o si solo con La Larga Marcha de Stephen King (el libro) es suficiente para poder criticar con solemnidad -y conocimiento de causa- este producto de entretenimiento soft disfrazado de distopía revolucionaria.

Es igual, la belleza a lo red neck de Jennifer Lawrence sublima todo debate popculturaloide y como mucho uno acerca a lamentar la falta de gore real en pantalla.

Dice el idiota sanguinario en la batalla final que 'estaba muerto desde el principio'. La reflexión  barata para el espectador puede que vaya más allá, si quiere rascar un poco sobre la superficie; no es que estemos muertos desde el principio, es que nos gusta estarlo.

4 comentarios:

Roberto García dijo...

Buena entrada, el caso es que yo MELAFO.

Samu dijo...

ECCSELENTE APORTASO

El Zascandil dijo...

Primer, primer!!!!
Jo, Samu, escribe para los de la ESO también, porfa!!! Qué es eso de red neck

Samu dijo...

qué ganas de touching de bols veo hoy, la hostia!

:D

AVER ESTUDIAO HAMIJO