lunes, 1 de octubre de 2007

Nightwish-Dark Passion Play-

Tremendo, majestuoso y enorme. Son los calificativos que mejor definen el álbum más morboso de la temporada, el sucesor de Once y el debut de la nueva vocalista Anette Olzon en las filas del grupo finés.

¿Hace justicia esta entrega al legado del veterano grupo?. Sí y no a partes iguales.

Por un lado nos encontramos con la obra más complicada de las creadas por el quinteto. Los elementos operísticos y épicos se mantiene y la dosis de metal se elevan hasta límites insospechados.

Por otro lado, y pese a que la sexy Anette cumple de sobra con el cometido no deja de tener un regusto amargo. ¿Cómo hubiese sido esta obra con Tarja? ¿Más de lo mismo o el trabajo definitivo del grupo?

Cambiar a una soprano por una rockera es una jugada arriesgada, pero temas como Sahara, Bye Bye Beautiful o el tremendo single Amaranth superan la prueba con notable alto. De ello se encarga el opening de 14 minutos que abre el disco y pone sobre aviso al oyente. Y no para. El disco es un crescendo de temas apoteósicos.

Relájense y disfruten. Es un gran disco., Puede que sea injusto compararlo con sus predecesores, así que simplemente lo dejaremos sonar, reposar y el tiempo lo colocará en el lugar que merece.

Y para colmo, existen varias ediciones del largo, entre ellas una que incluye el trabajo completo en versión instrumental; ¡que para eso lo han grabado todo con una orquesta completa para que no falte de nada!

2 comentarios:

Paco Bravesrrobin dijo...

Lo has vendido tan bien que ya me lo he agenciado. A ver si le doy una escucha y te cuento.

Samu dijo...

Paco; que digas eso, oh gurú metálico, me sonroja de enorme manera....
Un abrazote!