jueves, 13 de diciembre de 2007

El estruendo de Civil War 7

Llegados al séptimo capítulo de la saga solo queda esperar a que se editen los epílogos correspondientes, siendo los más importantes el de Spidey y el del Capi, por motivos de sobra conocidos por todos.

Me gustaría apuntar que si bien el desarrollo de la saga en las diferentes colecciones me ha parecido un acierto: desde el punto de vista individual y el dileman moral con Spidey, al drama familiar de los 4F, pasando por los daños colaterales de Los Nuevos Vengadores, la resolución del evento en su serie principal hace aguas por todos lados.

No es sólo que Millar, liberal tocapelotas donde los haya, permita ese giro absurdo en el Capi. Es más profundo que eso; es decirle a los yankis que lo que su gobierno hace está bien, y que no deben planterase nada.



Es dejar que los chavales vean como tras un empiece de saga brillante ( el destino manifiesto de los EEUU, el control de la ciudadanía por parte del Estado, la manipulación, las libertades individuales...) todo se diluya en "los tiempos han cambiado, dejemos que nos fichen ,que lean nuestros correos electrónicos, dejemos que nos graben a todas horas, lo hacen por nuestro bien"

Ese es el puto final de Civil War si queremos buscar las inevitables comparaciones con el mundo real.

Y respecto al plano tebeístico: pues que me lo he pasado muy bien leyendo la saga, pero me he cabreado mogollón con el final... ¡¡¡espero que ese tiro a bocajarro se les tragante a todos!!!

5 comentarios:

eduardo ocaña dijo...

jajajajajajjjjjajajajajaajajajajajajajajajaaj!!!!

¿qué esperabas?

que te sirva de lección ;)

Samu dijo...

De todas formas, te lo tendré que rular, porque tiene unos aciertos magníficos, y el dibujante quita el aliento...

jejeje...

La pequeña Delirio dijo...

Me da la impresión de que no te ha gustado o de que no has entendido nada, con todo mi cariño, desde luego. Millar es un crítico de sistema. El Capi es un símbolo... en él están representados todos los valores americanos propios de hijos de puta como Lincoln o Roosevelt y de cómo el actual sistema ha hecho que todos estos señores (bueno, lo que representan) se bajen los pantalones para que el neoliberalismo les dé por la retaguardia. En vez de ver ese final como una rendición plantéatelo como una metáfora de lo que a muchos les gustaría que sucediera que no es otra cosa que "el enemigo" les dé la razón. Milton Friedman lo llamaba "tábula rasa": cargarse el sistema para volver a empezar, esta vez sin fallos, inmaculados, perfectos... ¿Y acaso no es eso lo que llevan haciendo Marvel y DC una vez cada dos/tres años? ;)

Samu dijo...

jejeje.. sabes de sobra que el adolescente mnedio Usa no pillaría ese mensaje de la forma en que lo planteas...

Le salva que en Marvel hayan dejado "un plantel de héroes proscritos", que se niegan a ser registrados, que serán los Nuevos Vengatas, pero me sabe a nada...

Y lo de Millar, empiezo a dudarlo habiendo leido un par de entrevistas jugosas...

No... el Capi se rinde, se baja los pantalones. El Estado tiene razon. Nos cuida y proteje: dejémos que nos dé por el culo.

La pequeña Delirio dijo...

Entonces, el Capi se vuelve rojo? XD